miércoles, 12 de abril de 2017

LOS VINOS DE MARZO 2017

Se pone la cosa emocionante con tres vinazos que me gustaría no perder de vista en mucho tiempo. ¡Este marzo de 2017 ha valido bastante la pena!


SAINT-ROMAIN "SOUS ROCHE". 2014. Pinot Noir 100%. Domaine Henri & Gilles Buison. Apellation Saint-Romain Controlée, Côte de Beaune, Borgoña (Francia)

Creo que los vinos de Pinot Noir son el mejor ejemplo de que "los experimentos, si es con gaseosa mejor". Hay uvas más todoterreno que dan buenos resultados aquí y 3000 kilómetros más allá; pero la Pinot Noir es muy suya y no se adapta tan bien a cualquier trozo de tierra. Californianos, australianos, neozelandeses, sudafricanos e incluso unos pocos españoles la trabajan con más o menos éxito y les aplaudo. Hacen bien si creen que tienen el terreno, el clima y los medios para ello. Pero al menos para mí y a día de hoy, donde haya un Pinot Noir de Borgoña que se aparten los demás.

Esa desnudez, esa elegancia, esa fragancia, ese perfecto minimalismo solo se consigue allí. Esa mezcla aromática de fresa, cereza y un puntito de fósforo (olor a cerilla) no existe en otro lugar. Ese color rojo vivo, ligero, transparente y fino está allí nada más. ¿Por qué? Pues supongo que eso que llamamos terroir y que llena contraetiquetas, blogs y revistas tendrá algo que ver. Algo tiene la Borgoña que año tras año nos regala estos vinos sin que nadie más los pueda igualar. 

Lo malo de esta zona es lo de siempre, por el dinero que yo puedo gastar tienes cosas muy del montón y solo cuando empiezas a pasar de los 50€ aparecen las emociones fuertes. Eso sí, de vez en cuando te topas con una botella que por aproximadamente 30 eurillos te pone los pelos de punta. Y esta es una de esas...




MAS D'EN COMPTE. 2011. Garnacha blanca, Picapoll y Xarel·lo. Celler Cal Pla. DOQ Priorat (España) 


Conforme voy probando y descubriendo vinos tengo cada vez más claro mi perfil de gustos. Los espumosos tengo que investigarlos más, los tintos y los dulces me gustan casi todos aunque evidentemente tengo mis preferencias. Pero los blancos.... ¡ay los blancos! ¡Con los blancos lo tengo clarísimo! Mejor quítame de la copa ese "blanco afrutadito y fácil de beber" y tráeme ese otro que hay que beberse con el cuchillo, el tenedor y el babero cerca. ¡Estos blancos que por color parecen una cerveza sin espuma y que han pasado por madera me chiflan! Y sin salir de España, es en Priorat y Montsant donde más alegrías me he llevado con vinos de este estilo. 

Resulta que un sábado del pasado invierno decidimos con Judith hacer una excursión al Priorat con tan mala suerte de que debimos elegir el día con más niebla del año. Tan espesa que desde la puerta de Clos Mogador y no veías Clos de L'Oblac (están pared con pared). Como viñedos íbamos a ver pocos bajamos al Museo del Vermut de Reus no sin antes visitar la mítica Vinatería Aguiló de Falset para dejarnos recomendar. ¿Un vino blanco de la zona, bueno, bonito y barato? ¡Pues toma! Si tienes 15€ en el bolsillo y quieres alucinar en 3D y varios colores llévate esto.

¡Y jooooooooder qué bueno! No me sonaba esta bodega ni sé mucho de ella pero da igual, con un vino tan impresionante el resto de datos me sobra. Así que cojan aire, siéntense, descorchen y a disfrutar. 






CHÂTEAU DE CHANTEGRIVE CAROLINE. 2012. Sauvignon-Blanc y Sémillon. Château de Chantegrive. AOC Graves, Burdeos (Francia).  

Este blanco no es tan bombazo como el Priorat anterior pero ojo con él igualmente. En una zona eminentemente tinta como es Burdeos, hay una subregión al sur de la ciudad famosa también por sus blancos y sus dulces. Como los franceses son muy prácticos y vieron que en el suelo había una alta proporción de grava: la llamaron Graves.

Y allí, a orillas del rio Garona, hay un pequeño pueblecito llamado Podensac donde Henri y Françoise Lévêque decidieron levantar en 1966 lo que hoy conocemos como Château de Chantegrive. ¡Una más entre las cientos de historias y familias que se dedican al vino en este rincón de Francia!

Por lo que he investigado, Caroline es su vino blanco de gama alta del que producen unas 80.000 botellas/año a partir de 15Ha de viñedo viejo de Sauvignon Blanc y Sémillon. Un vino blanco potente, equilibrado, con abundante peso en boca y probablemente con buenos años de evolución por delante. Lamentablemente mi botella ya la bebí, la pobre no va a tener tiempo de evolucionar mucho más.




¡Saludos, litros y kilómetros desde Barbastro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario